Archivo de la etiqueta: emprender

Si tu eres tu propio jefe, ¿quién se preocupa de los RRHH?

Cuando uno decide emprender, y sobre todo, si es en solitario, auna todas las funciones de una pequeña empresa al principio, sobre todo, para ahorrar costes. Sin embargo, sin ser muy consciente de ello, no deja de hacer funciones de RRHH consigo mismo.

Si tu no te quieres, no te querrán este dicho popular bien puede aplicarse a esto, es decir, cuando decidimos emprender en solitario, somos nosotros los que nos ponemos nuestro sueldo (a veces, se hace necesaria la retribución variable… ), nosotros somos los que nos ponemos un horario, somos los que decidimos cuando es necesario tomarnos el día libre sin tener que pedir un justificante médico. Y mil cosas más, en definitiva, somos nosotros mismos quiénes gestionamos nuestro propio capital humano.

Ahora bien, qué pasa cuando los responsables de RRHH o personas implicadas en la gestión de personas se encargan no sólo de su propio capital humano, sino del resto de personas. Parece que los principios que uno aplica en solitario, no se aplican en las empresas. Que parece que todo aquello que yo considero bueno y beneficioso para realizar mi trabajo no puede aplicarsele a los demás. Volviendo a los dichos populares, no hagas lo que no quieras que te hagan a ti.

Por ello y a pesar, de que la dirección por objetivos no es nada nuevo son muy pocas las empresas que la emplean. Seguimos pensando que a mayor número de horas mayor productividad, que a mayor control mayor rendimiento, pero las estadísticas y las comparativas con otros países y empresas que utilizan una mayor flexibilidad nos dicen lo contrario.

Para terminar, si uno cuando emprende en solitario, buena parte de su filosofía empresarial se basa, evidentemente no solo en poder vivir de aquello que le gusta, sino en ser feliz trabajando de ello; por qué pensamos que cuando dirigimos personas dejan de serlo para ser solo números.


Los cuidadores de bonsais.

Ayer viendo la tele, una directora de RRHH hablaba de la importancia de retener el talento en la empresas sobre todo en tiempos de crisis.

Siempre he sido muy crítica con todo aquello que conlleva la gestión del talento, entiéndaseme, no quiere decir que no sea valiosa,que lo es, sino que las bondades que se predican de la misma no siempre se llevan a cabo. Baste como muestra el cuantioso número de talentos españoles diseminados a lo largo de mundo. Algo se está haciendo mal en el I+D+I, cuando buena parte de nuestros talentos corren a hacer las maletas en busca de mejores oportunidades profesionales y mejor remuneración (que todo hay que apuntarlo).

Siguiendo en la línea de la gestión del talento, me viene a la cabeza la teoría del cuidador de bonsais (cuyo copyright no es mío sino de alguien muy cercano y querido para mi), en dicha teoría aquellos personajes, personajillos y entes que pululan por la empresa (con bastón de mando incluido) bajo una pátina de saber infinito se cuidan de segar, seccionar, ningunear y menospreciar a todos aquellos talentos y emprendedores que empiecen a hacerle sombra y por ende, descubran su mediocridad. Prefieren seguir cuidando bonsais y cortando brotes, que aceptar que ellos nuncan alcanzarán a sus bonsais.

Por esto, considero que un paso previo a la gestión del talento, sería la “limpieza de cuidadores de bonsais” que no dejan crecer a los arboles ni alcanzar el camino del talento.

Parafraseando a Ana María LLopis, para hacer un buen equipo siempre hay que rodearse de gente mejor que uno.