Archivo mensual: mayo 2010

Orientando en positivo.

En estos tiempos que corren, donde el número de personas en situación de desempleo aumenta; creo que la orientación laboral y profesional juega un papel muy importante.

Ni que comentar tiene que muchos de los servicios públicos de orientación se quedan obsoletos ante profesionales con mucha experiencia que por primera vez se ven en una situación de paro absoluto, ni que decir también que se limitan a una mera mecanización y a cumplimentar bases de datos donde incluir títulos y experiencia.

Se me ocurren algunas claves para modernizar estos servicios:

Análisis de la situación actual de la persona desempleada. Análisis de la situación a la que desea llegar, y no siempre es opositar, como tampoco siempre es emprender. Entre ambos extremos hay multitud de formas de trabajo.

Análisis de las herramientas de búsqueda de empleo desde el CV como herramienta primordial, hasta la inclusión de perfiles profesionales en red y bolsas de empleo. Los orientadores no pueden quedarse atrás ni conocer todas las herramientas que nos ofrece internet como potente buscador y optimizador de recursos. Es curioso, que pocas veces se analizan los CV que presentamos en servicios públicos de orientación, intentando mejorar y adecuar a las ofertas.

– Análisis de las habilidades en la búsqueda de empleo, desde presentaciones personales, entrevistas, hablar en público, motivación, autoestima, autoconocimiento. Buscar empleo no es sólo un proceso de búsqueda, sino de conocimiento personal.

– Revisión de los parámetros de búsqueda y definición de objetivos. Si algo no da sus frutos, hemos de revisar sus parámetros y definir nuevos objetivos. Se trata de ser realista, no de definir imposibles.

Servicios de outplacement y recolocación de perfiles experimentados. No se trata de orientar sino de descubrir nuevas vías y herramientas para encontrar empleo. Es un proceso de autoconocimiento y de revisión de objetivos profesionales y personales. Explorar otras vías desconocidas hasta entonces.

En definitiva, la orientación laboral en los servicios públicos de empleo no puede reducirse a una mera entrevista en la que incluir todos nuestros cursos y títulos. Y mucho menos, podemos considerar siempre la opción de opositar como la única manera de salir de la situación.

Tampoco debemos estandarizar procesos y situaciones, debiendo diferenciar tipos de desempleados y los servicios que requieren.

Anuncios

El miedo escénico

Los que alguna vez hemos hecho teatro o nos hemos subido a un escenario, sabemos los indescriptibles que son esos cinco minutos previos al comienzo de nuestra actuación o representación.

Una amalgama de nervios retuerce nuestro estómago, todo aquello que creías que dominabas y sabías a la perfección parece haberse borrado de tu mente y en tu cabeza solo cabe una frase: quiero salir de aquí.

Cuando un formador o formadora se enfrenta por primera vez a una clase suelen surgir este tipo de “miedos” y nervios. Puede ser que sea por la inexperiencia, por la falta de seguridad, pero desde mi punto de vista, estos pequeños nervios y miedos nos ayudan a crecer y a no confiar nada al azar.

Estos temores podríamos encuadrarlos dentro del eustrés, el estrés positivo que nos ayuda a crecer, no dentro del distrés, el estrés negativo que nos bloquea y nos provoca otro tipo de alteraciones. Por tanto, la cuestión sería diferenciar los temores y pensamientos negativos que devienen de la falta de profesionalidad y dejadez al preparar una clase, de aquellos que provienen del deseo constante de mejorar y hacerlo de manera excelente.

Para concluir, creo que siempre viene bien tener un poquito de temor al enfrentarnos a un nuevo auditorio, supone nuestro compromiso de no dejar nada a la buena suerte y de cuestionar todo aquello que podemos mejorar.


¿Has vivido un proceso de selección extraño?

Muchas veces, en los procesos de selección nos encontramos con muy poca información sobre las pruebas, entrevistas e informes que nos van a realizar. Por otro lado, está la cantidad de pruebas que llegamos a realizar sin tener una retroalimentación de las mismas, o si realmente van a aporta información relevante para el puesto.

En un largo proceso de selección que viví, desde las 9 de la mañana hasta casi las dos de la tarde, pasado el tiempo de rigor que la persona nos indicó para darnos una respuesta (fueron algo más de dos meses); el día que recibí su llamada y me comentó la no idoneidad para el puesto, se me ocurrió preguntarle qué medía cierta prueba, por curiosidad, le insistí. Aquella persona muy amablemente declinó mi pregunta. Jamás supe por qué hice esa prueba y qué pretendían exactamente medir, por no decir, que dudo que aquello que medía, o que sospechaba que medía, fuese de valor para el puesto.

Por eso se me ocurren algunas preguntas:

¿Habéis vivido algún proceso de selección extraño?

¿Os han proporcionado toda la información sobre las pruebas?

¿Creeis que realmente tenía valor lo que estábais haciendo?

A proposito de todo esto os dejo un video muy ilustrativo sobre la cuestion.

PD: La película es EL método Gronhölm de Marcelo Piñeiro. Muy recomendable.


Recursos formativos I. Las primeras impresiones.

Las primeras impresiones tanto en el ámbito de la selección de personal, como en la vida en general son algo a tener en cuenta y a debate sobre todo por los sesgos que producen en algunos procesos selectivos.

He creido oportuno compartir este recurso porque me parece muy gráfico, además de ilustrarnos ampliamente de los prejuicios y erróneas primeras impresiones.

Espero que os guste.